Cabecera de la web


  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
  • LinkedIn
  • QuieroLeer
  • Contacto
  • Rss
  • YouTube
  • Manuscritos

Entrevista a Juana Erice, autora de 'Gracias'

Entrevista a Juana Erice, autora de 'Gracias'

Juana Erice se define como una apasionada de la comunicación. Ha trabajado en publicidad, comunicación y eventos para multinacionales como Market Place y MacGuffin. Posee una amplia experiencia en Coaching ejecutivo de alta dirección. Actualmente tiene su propia empresa: Juana Erice Consulting, centrada en el asesoramiento en comunicación y habilidades directivas a las organizaciones. Hablamos con ella sobre su nuevo libro Gracias.

¿Por qué has escrito este libro?
No somos conscientes pero tenemos una capacidad de impacto positivo, muy superior al que creemos y en este libro muestro los pasos para conseguirlo. Lo he escrito con un único objetivo: ayudar. Ayudar a la persona que comunica una mala noticia y, también, a la que la recibe.
Hace dos años mi vida cambió cuando detectaron una enfermedad  seria en mi hijo mayor y tuve que encontrar un sentido a todo lo que nos sucedía. Mi trayectoria profesional está vinculada a la comunicación, es mi gran pasión. Por ello, me dediqué a analizar todo el proceso ¿Qué era lo que funcionaba? ¿Qué nos hacía sentir bien? ¿Cuál era la forma correcta de comunicar? A partir de nuestra experiencia, he diseñado un método sencillo y una serie de herramientas, también muy sencillas, para comunicar bien en circunstancias difíciles.  

¿Cómo podemos comunicar una mala noticia?
Con serenidad. Preparándonos. Con humanidad. 
Impactar, significa reforzar, apoyar e influir en el otro cuando más lo necesita, significa estar a su lado en los momentos difíciles, ponerse en su piel cuando no sabe cómo debe actuar y por supuesto, transmitirle fuerza, mucha fuerza. 
Nuestra mirada, lo que creemos, la forma en que lo digamos, va a determinar lo que va a pensar y sentir esa persona. Es muy importante que comencemos a darnos cuenta de la magnitud de nuestros actos, es esencial que seamos conscientes de la capacidad que tenemos de ayudar a los demás y del bien que podemos hacer.
Cada persona puede marcar la diferencia sobre cómo viva la otra parte la noticia. Si la comunica bien, le ayudará mucho. Si la comunica mal, logrará que se sienta aún más perdida, luego tiene una responsabilidad importante en sus manos.

¿Cuál es el poder de las palabras?
Es enorme. Una palabra, es mucho más que una simple palabra, es la interpretación que cada uno hace de la realidad y te puede llevar a un estado de felicidad, al equilibrio o a la angustia. Puede hacerte llorar, transmitirte esperanza o dudar. Puede elevarte o por el contrario hundirte, hacerte creer que hay una solución o que no existe ninguna. Ése es el gran poder de las palabras.
Las palabras, tienen una influencia grande, mucho mayor a la que podamos imaginar y, aunque cueste creerlo, tienen el poder cambiar todo, especialmente en los momentos difíciles. 
No es lo mismo puedes, que no lo puedes. No es lo mismos, eventual que crónico. No es lo mismo sí, que no. No es lo mismo posible o imposible. No es lo mismo vales que no vales. No es lo mismo, lo superarás o no lo superarás. No es lo mismo y todas estas palabras penetran lentamente en el individuo y se quedan en su corazón, sembrando ilusión y esperanza o creando desilusión y miedo.

¿Qué siente una persona que recibe una mala noticia?
Tus pensamientos se acumulan en tu cabeza de forma caótica y desordenada. ¿Lo que me han dicho es cierto? Debe ser una confusión. Esto no me puede estar pasando a mí. No puede ser verdad. No es posible. Es un mal sueño. No voy a ser capaz.
El shock inicial es tan fuerte, que no sabes muy bien qué hacer, ni qué decir. Tu mente se queda en blanco. Tus emociones se colapsan. Nadie te ha preparado para afrontar algo así. Son momentos muy difíciles, extremadamente difíciles.
A mí me ayudó mucho respirar profundamente, dedicar unos minutos a tranquilizarme y decidir desde el primer instante que todo se iba a arreglar. No sabía cuándo, ni el tiempo que transcurriría, ni cómo, no conocía las dificultades que tendríamos que afrontar, ni la evolución de los acontecimientos, pero pensar que al final todo pasaría, me consoló mucho y me ayudó a encontrar la serenidad necesaria para afrontar el largo camino que teníamos por delante.

¿Cómo afrontar la dificultad?
Pase lo que pase, con esperanza.
Cuántas veces dejamos escapar la vida porque nos obsesionamos con lo que no podemos controlar. Cuántas veces sufrimos de más por no tener la serenidad de colocar las cosas en su sitio. Cuántas veces nos centramos en lo negativo permitiendo que nos invada. Y no debe ser así porque lo negativo desgasta, empequeñece, hace que sufras mucho, te limita.
Es fundamental que entendamos que lo que estás viviendo terminará y tendrá una solución. En ocasiones, quizás no sea lo que tú deseas, pero será una solución
Por último seguro que hay grandes posibilidades de que todo se acabe y si no es así, el camino que hayas recorrido habrá valido la pena. Recuerda que luchando puedes superar casi todos los obstáculos y ganar. Céntrate en las soluciones, no en los problemas, en el día a día, no en el futuro, en el siguiente paso, no en el final. Intenta vivir cada día como si fuera toda una vida. Es una preciosa frase de Séneca que siempre me ha impactado. Intenta vivir cada día como si fuerte toda una vida, si lo logras, entonces todo lo que te ha sucedido tendrá un sentido. 

Volver...
Compartir:
FacebookTwitter

Aviso legal Política de cookies Protección de datos | © Copyright 2014 EDICIONES URANO | Plaza de los Reyes Magos, 8. 1º C. 28007 Madrid - España

A papiro company